la culpa fue mía por escoger suicidarme contigo…

viernes, 30 de diciembre de 2011

Fin 2011

Es curioso. Los años pasan sin que nos demos cuenta, los momentos se esfuman de nuestro lado y no hacemos nada para que eso cambie, aunque, la verdad, tampoco es podamos hacer gran cosa. Otros 365 días que han pasado, otras 8760 horas transcurridas y otros 12 meses llenos de experiencias, otro año más, como dice esa famosa canción de Mecano. En el fondo me da rabia que se acabe el año, que todo haya pasado tan deprisa que no me ha dado tiempo a pensar en las acciones, en lo que decíamos, en como podían sentar nuestras decisiones y en como influían estas en los demás, no sé, todo ocurre demasiado deprisa. Lo que más coraje me da es que he malgastado tiempo y como todos sabemos, el tiempo es oro. Ha habido circunstancias que no he aprovechado y ha habido momentos que no he sabido disfrutar, en algunas ocasiones podría haber estado más viva  y haber sido más yo. He perdido demasiado tiempo pensando y soñando contigo, cosa que me podría haber ahorrado conociéndote como te conozco. He cometido muchos errores, muchos, muchísimos pero también es cierto que de los errores se aprende, ¿no es así? Y creo que he aprendido grandes lecciones de cada uno de ellos, a mi manera y a la manera y dimensión del fallo pero los he aprendido. He vivido momentos incomprensibles y he compartido este año de mi vida con personas que jamás pensaría que podrían estar a mi lado. He vuelto a vivir experiencias con las personas que siempre he tenido ahí y me han demostrado el fundamento de la verdadera amistad. No sé explicar bien esto, es difícil, tengo que entender que se acaba otro GRAN AÑO pero no ha sido mi año en sí, entonces, ¿un gran año por qué? Sencillo, porque ha estado marcado por GRANDES PERSONAS, personas que sin su ayuda yo no podría haber llegado a donde hoy estoy. 
Me resulta gracioso que todo el mundo ansíe que el 31 de diciembre a las 23:59 le llegue un mensaje que ponga: "quiero un 2012 contigo", parecen tontos, ese mensaje solo les va a llegar a unos pocos y pobres de ellos. Les están diciendo que quieren 365 días más a su lado pero, ¿y después? Como podréis comprobar, no se entienden ni se aclaran ni ellos.  Yo no quiero un mensaje que ponga quiero un 2012 contigo, yo quiero que me llegue uno en el que pueda leer: "no es que quiera un 2012 contigo, quiero una vida entera a tu lado"

jueves, 29 de diciembre de 2011

"Si sonríes cuando hablas con él, si no necesitas nada más en ese momento, entonces es demasiado tarde". 
Eso dicen. Igual que si dicen que si sueñas con una persona por muy poco que la hayas visto, por muy insignificante que sea de lo que os conozcáis, estás empezando a enamorarte de ella. También dicen que si pones tu mano derecha sobre el corazón y cierras los ojos te sientes junto a él, no importa lo lejos que podréis estar. El juego de pensarle pasa a ser un vicio, el escuchar su voz, el mejor de los momentos del día. Su risa, la mayor de tus drogas y una alegría suya, el motivo de las tuyas. Es difícil de entender, hasta que te pasa a ti, hasta que pierdes la cabeza, hasta que aparece alguien que pone tu mundo cabeza abajo, hasta que comprendes lo que es querer de verdad o lo intentas, no sé, es tan bonito, es tan mágico, es tan... tan utópico. Sí, utópico, ¿por qué? Porque estoy segura de que nunca existirá un nosotros.

6.840.507.000 personas en el mundo

Parece increíble eso de que de 6.840.507.000 personas en el mundo, únicamente te importe una, solo tenga ojos para ti. Sin que nos haya presentado nadie, así por casualidad un día apareciste en mi vida y no me arrepiento de nada. Así como que tras algunos meses, el destino, la suerte, el azar, no sé, no sé que fue pero algo, nos unió, algo muchísimo más fuerte que unos cientos de kilómetros. Dicen que si superas la distancia con alguien te haces fuerte, os hacéis fuerte, nosotros no lo hicimos, ¿verdad? Más bien todo lo contrario. Pero, ¿sabes? Creo que es por algo que de esas 6.840.507.000 personas solo me marques tú.. Tal vez es una lección más de la vida, ¡quién sabe! Y es que hemos vivido tanto y nos quedaba tanto por pasar... Pero todo lo que comienza acaba y si aún no habría acabado, tendría su fin muy pronto. Después de todo lo que sentí un día por ti no he conseguido odiarte, créeme lo siento, no le puedo hacer nada. Mirar hacia atrás no me sirve de nada, lo sé pero, ¿y qué? Muchas veces dijimos que la vida estaba compuesta por sueños y que había que luchar por lo que queríamos, ¿no es verdad? Más de lo que he luchado yo dudo que alguien lo haga, pero bueno.. cosas de la vida, cosas de tú y yo, sin un nosotros. Es gracioso.. Tú y yo sin un nosotros, pero yo me siento marcada por ti y tú me odias a mí, un círculo vicioso, ¿no es así? No necesito pedirte explicaciones, ni tampoco te pediré que vuelvas, sé que jamás lo vas a hacer. Sé que esperas que un día te odie, que dejes de existir para mí pero, para bien o para mal, eso es casi imposible. No puedes olvidar a alguien a quién has querido más o menos de verdad, es algo antinatural y te pido perdón de nuevo, no he logrado sacarte de mi cabeza pero sí te he olvidado en parte... No puedo explicarte lo que pasa, no te puedo decir lo que siento por ti porque no es que sienta algo fuerte pero tampoco siento nada especial, bueno... especial sí, te sigo sintiendo conmigo a pesar de que estemos más separados que nunca, ya sabes, no hay distancia más puta que el orgullo... Eso es algo que ambos conocemos. No te voy a decir cosas que ya sabes como suerte, como que siempre estaré ahí (esto no es del todo cierto, pero tampoco llegues a dudarlo demasiado), cosas como que espero que seas feliz, porque esencialmente, ya lo sabes. Únicamente quería recordarte, pensar un poco en todo lo que fuimos y todo lo que podríamos haber sido sino hubiéramos sido tú y yo, si tú estuvieses aquí o yo allí pero hay una cosa que te prometo, y es que si te recuerdo, lo haré con una sonrisa en lugar de con lágrimas.

Corremos en lugar de vivir

Hay muchas cosas en la vida que no tienen explicación, que suceden sin más y que debemos aceptarlas. Hay circunstancias que se han desarrollado así porque sí y no se pueden cambiar. El sol brilla, las nubes son blancas pero se vuelven grises, la Tierra da vueltas alrededor del sol, la luna tiene 4 fases, no sé, hay cosas "rutinarias". Todo nos parece normal, no nos paramos a pensar en la belleza de un amanecer ni contemplamos el atardecer como si de una joya se tratase. Estamos unos meses con una persona a la que denominamos "especial" y luego no queremos volver a saber nada de ella. Las peleas, los malos hábitos, las enfermedades, el sida, el alcohol, la droga-adicción... Todo lo vemos normal. No sé, tal vez me equivoque, no es por dármelas de sabionda ni nada de eso pero yo con once años no estaba "enamorada" ni sufría por amor y hoy en día hay niñas que dicen hacerlo.. pero, ¿por quién? ¿Por Pocoyo? No me digáis que no... Y a los doce yo no fumaba, ni bebía, yo con doce años me pasaba las tardes jugando con mi hermana y mis amigas y visitando a mis abuelos. Con trece no me chutaba, ni con catorce me metí en los porros. Me da la sensación de que vivimos demasiado deprisa, como si de tiempo no se tratara, como si nos faltara este factor, quizás esa prisa por crecer nos esté destruyendo por dentro. Y sí nos destruye tan solo y principalmente por el hecho de que no vivimos, porque corremos y no nos damos cuenta de lo que pasa, no nos fijamos en nada y no luchamos por lo que queremos conseguir, simplemente nos dedicamos a actuar sin pensar en las acciones, sin dar explicaciones y sin fundamentarnos en nada, ni en nadie. Pero, ¿merece la pena?

miércoles, 28 de diciembre de 2011

"Otro comienzo"

A veces parece que hay muchísimas cosas en el mundo que no podemos controlar: terremotos, inundaciones, realities shows... Pero lo esencialmente importante es que recordemos aquellas cosas que sí controlamos como el perdón, las segundas oportunidades o los nuevos comienzos. Porque lo único que hace que el mundo deje de ser un lugar solidario para convertirse en un lugar precioso es el amor. El amor en cualquiera de sus formas, el amor nos da esperanza, esperanza en el año nuevo. 

martes, 27 de diciembre de 2011

Tan propiamente dicho

El amor así, tan propiamente dicho, no existe.  El amor no es un simple "te quiero", ni un "buenos días princesa". El amor no es un beso, ni un abrazo, ni un hasta luego, ni un quizás, ni un por qué. En el amor no existe razones, ni motivos, ni opciones, ni direcciones. El amor no tiene obstáculos pero está basado en piedras. El amor no es un guión con el típico príncipe y la bella princesa, el amor no se improvisa pero  tampoco se basa en nada, no sé, el amor es simplemente amor. El amor no se mide en meses, ni en kilos, ni en euros, ni en metros, el amor no tiene medida. El amor es querer más allá de la vida, mas después de la muerte y seguir así siempre teniendo en cuenta que esto último es un sí que no acaba nunca. El amor es un día a día, es un reto y la mayor de las motivaciones. Es levantarte y pensar en la persona, es estar apunto de morir y tenerla en tu mente, como última imagen. Es congelar cada segundo, cada milésima que pasas a su lado. Es un vaivén, es un volver a empezar cada día.Es la razón, eso es, es perder la razón, la cabeza, las ganas de pensar, de todo. Es sentir mariposas, es ponerte como los tomates y que no te salgan las palabras. Es un no parar de temblar. Es el principio del final del cuento de tu vida, es el guión definitivo que tienes que construir a diario. Es sonreír sin motivo. Es quererle. Es hablar con él y que tus labios dibujen una curva. Es esperar a que se conecte, a que te hable o a que te mire. Es un cúmulo de sensaciones. Es, amor. 
Los finales felices únicamente están al final de los cuentos y de algunas películas. Sí, el típico beso, la típica boda, el típico abrazo, todo esto antes del "the end" de las películas americanas, seguido de los créditos o de la última página de mi cuento favorito cuando era niña. Entiendo que tengamos las expectativas muy altas en cuanto a los hombres, Disney nos ha inculcado un modelo de perfección que no se puede encontrar fácilmente, ese príncipe azul que te lleva a las estrellas o ese "hache" que te hace sentir a 3msc pero la realidad es muy diferente. La mayoría de las historias, acaban y la mayor parte de la mayoría acaban para mal más que para bien. Es extraño, ¿verdad? Alguien quiso un día que todos fuéramos felices, que viviésemos juntos siempre pero a medida que vas creciendo te vas dando cuenta que el amor no existe, que es lo que es, sentimientos y que ni tú misma los entiendes a pesar de que formen parte de ti. Y cuanto todo acaba es cuando echas en falta su sonrisa, la forma en la que decía las cosas, las llamadas a escondidas, el contar día para verle, los km que nunca os unieron, el por qué de todo aquello, el motivo por el que se fue de tu vida, por el que te fuiste de la mía. Quieres tenerlo delante, mirarle a los ojos y explicarle lo que significa para ti, no solo escuchar su voz por teléfono pero es que no puedes, es que hay un espacio físico y palpable que os separa a pesar de que no hay distancia más puta que el orgullo, así que una vez más, a la mierda todo y cada uno con lo suyo. ¿Veis a lo que me refiero? El amor propiamente dicho, no existe. El amor no es un te quiero, el amor es ir más allá, es sentirlo y nadie, salvo en muy pocas excepciones lo ha logrado retener. El príncipe azul de los cuentos de hadas no existe y el que te salva la vida cuando el malo te tiene de rehén, tampoco. No existe nada, todo es inventado. Únicamente puedo decir que existe la realidad.

lunes, 26 de diciembre de 2011


La felicidad está a la vuelta de la esquina que nunca doblamos.

im(posible)

Dicen que los imposibles también existen, que cuando estás apunto de lograr algo aparece esta palabra en tu vocabulario y te vuelves incapaz de conseguirlo. Presión, incomodidad, inseguridad, falta de afecto o de cariño, incomprensión, intranquilidad, desmotivación...  No  sé muy bien el motivo, pero sé que ocurre. A todos nos ha pasado alguna vez. Nos volvemos incapaces de lograr nuestro objetivo y eso hace que sintamos rabia, impotencia. Esa es la palabra, IMPOTENCIA. Es decir, la incapacidad o falta de poder para hacer algo. No sé que es peor un querer y no poder, o un poder y no querer. Pero de lo que estoy muy segura es que la impotencia de la imposibilidad me va comiendo poco a poco, me vuelve insegura, hace que vea las cosas de una manera distorsionada y me hace dudar de mí misma y de las personas que tengo a mi alrededor. También es verdad que lo imposible es por definición, posible y que cualquier día aparecerá alguien que nos de las fuerzas a ti y a mí que necesitamos para conseguir ese reto de la imposibilidad. Todo es dudoso, nada se consigue, debemos luchar por ello, tanto tú, como yo, como esa señora que saludas todos los días cuando vas a comprar el pan. La felicidad es un estado de ánimo, no te lo niego pero tiene que ser un estado de ánimo permanente, que nos enseñe a mirar la vida desde el lado positivo. Así poco a poco, las cosas imposibles se convertirán en posibles y si no es así, algún día aparecerá en nuestras vidas alguien que nos enseñe el método de esta conversión, algún día... Hasta entonces solo queda esperar, esperar a la posibilidad entre el millón de posibilidades de que ocurra, y esperar mientras que luchamos porque suceda.

"suena demasiado utópico recuperar lo perdido"

Es todo como una utopía, querer quererte. Suena extraño, ¿verdad? Normalmente lo que de veras ansias es que te quieran a ti, que te den un abrazo, un beso, no sé, alguna muestra de afecto o que te saquen una simple sonrisa. Pero esta vez, en estas circunstancias, todo es diferente. Realmente quiero quererte. Quiero ser capaz de mirarte a los ojos y de sentir mariposas, quiero poder mirarte en una foto y pensar en que pronto, muy pronto puede caber la posibilidad de que exista un nosotros. Espero el momento en el que tu pupila se clave en la mía, será entonces cuando al verte me salga esa sonrisa tonta que tanto tiempo llevo queriendo tener. Pero eso no es todo. No solo quiero quererte, quiero ser capaz de amarte. Sí, sé que amar es un verbo que solo y únicamente se puede conjugar en pasado, o eso dicen, pero yo quiero intentarlo. Necesito volver a ser capaz de amar, de querer, de darlo todo por alguien. Esto no quiere decir que alguna vez haya querido o haya amado o me haya fijado en alguien más allá de la apariencia pero no sé, hay personas que marcan vidas y vidas que marcan a personas y yo tan solo quiero marcar a alguien y que ese alguien se sienta marcado por mí. No necesito conocerle de toda la vida, quizás aún no haya entrado a formar parte de la mía pero, donde quiera que esté sé que lo encontraré, que lo abrazaré y que le diré que le quiero, que quiero aprender a quererle. Suena extraño, utópico, raro e inexperto pero hay que recordar que la vida está formada por sueños.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Queridos Reyes Magos: 
Este año solo quiero pediros una cosa de gran importancia, que necesito más que nada que se cumpla. Queridos reyes, vosotros que lo veis todo desde donde quiera que estéis, vosotros que vais sembrando sonrisas en los rostros de los niños y también en el de los mayores, vosotros que tanta fe me aportasteis cuando era una cría, quiero que me ayudéis una vez más. Pero ahora no os voy a pedir juguetes, ni el perro que nunca tuve, ni las cocinitas, ni dinero, ni ropa. Aunque parezca imposible no quiero nada material. ¿Sabéis? quiero que me hagáis feliz y eso es bastante simple, solo necesito una cosa, pero con dos alternativas. Quiero ser feliz. ¿Cómo? Os estaréis preguntando al leer esto.. Pues, bastante fácil, o con él o sabiendo que él es feliz. ¿No os lo esperabais? Yo tampoco pensaba que iba a pedir a una persona como regalo pero más que un regalo, quiero tomarlo como una excepción. Sí, ex-cep-ci-ón. Sé que no estáis acostumbrados a que os pidan este tipo de cosas y que es todo un reto conseguirlo pero a ver.. tampoco es tanto.. No pido que cambiéis sentimientos, ni que me recoja en un ferrary, ni que nos fuguemos a un mundo que lo hayamos inventado entre los dos, no es eso.. Solo es que quiero que pongáis diversas personas en su vida que lo hagan feliz, que cuando lo vea que tenga una sonrisa para regalarme, que no se preocupe por nada y que por supuesto, que no llore jamás por ninguna pava.. Él sabe que le quiero, que no le he olvidado y que siempre estaré ahí cuando lo necesite, y bueno, tal vez sería bueno que se lo recordarais, no sé exactamente como pero confío en que podáis hacerlo, al fin y al cabo, sois Reyes y Magos, ¿no? Y en cuanto a la parte de hacerme feliz con él pues me contento conque  él lo sea y luego pues ya si viene algo más, mejor y si no, al menos tiene una sonrisa en la cara. 
Muchas gracias Reyes. Sé que es difícil pero también sé que podréis hacerlo. Un besito!

martes, 6 de diciembre de 2011

Dicen que si estás totalmente conectado a una persona y a esa persona le pasa algo, por muy lejos que esté, tú lo sientes. Dicen que si has logrado entrar en su corazón y ella está de lleno en el tuyo no hace falta que pase el tiempo para conoceros mejor, lo sabréis todo el uno del otro casi instantáneamente, como por arte de magia. Dicen que si esta persona está mal, tu también puedes sentirte así sin que tengas ningún motivo para estar triste, únicamente sería el hecho de que la otra persona esté así. Dicen que entonces encontrarás a esa otra mitad, a esa "media naranja", a esa persona, que no será una persona más. Bueno, dicen, quién sabe, a lo mejor no es del todo así. Puede ser que lleves con ella toda tu vida y no te hayas dado cuenta lo especial que es para ti, hasta que ya es demasiado tarde, hasta que ya la has perdido y es entonces cuando te gustaría retroceder, volver al pasado y revivir cada uno de los momentos a su lado, decirle que la quieres, que jamás la dejarás escapar, que sin saberlo estás como con nadie a su lado, que no te importa lo que puedan pensar los demás, que si es feliz, tú también lo eres y que no hay nada que pueda llegar a cambiar tu opinión. No sé, quizás porque esa persona es única, especial, diferente, distinta, irrepetible, quizás porque la has estado buscando toda tu vida y toda tu vida te la has pasado a su lado. 
He pensado en pensarte y en divertirme imaginándome conversaciones en mi memoria. He jugado a jugar contigo y me has ganado, me has ganado enteramente, quiero estar por siempre a tu lado. He intentado no caer, levantarme y ser fuerte, levantar muros contra ti para no poder enamorarme pero, es demasiado, estás por encima, no tiene nada que ver en lo que esto era en un principio. Quise divertirme a tu costa y acabarás divirtiéndote tú a la mía. ¿Por qué no puede ser tan fácil como dejarse llevar, que te la resbale todo y pasartelo bien sin tener que darle cuentas de nada a nadie? ¿Por qué motivo tengo que sentirme atada a ti sin ningún tipo de explicación lógica? En la vida todo debería regirse por la lógica, si tienes alguna duda lo consultas y aparece la solución, si no sabes algo lo encontrarías en cualquier sitio, no tendrías que darle vueltas a las cosas, ni necesitarías rayarte ni nada pro el estilo, todo, absolutamente todo tendría una explicación y esa explicación siempre sería la correcta, siempre sería válida y aceptable. No obstante, eso no ocurre nunca, o casi nunca, y menos en la vida diaria. Te ocurren cosas sin motivos y sin explicación a pesar de que dicen que todo pasa por una razón, nada es cosa del destino o de la suerte. ¿Y tú? ¿Tengo la suerte de haberte conocido o te acabarás transformando en un dolor permanente dentro de mí? ¿Cómo puedo saber si el destino nos quiso unir si éste no existe? Nada, nada que tenga que ver contigo tiene que ser bueno. No creo en el amor, no creo en enamorarme ni en sentir cosas con solo ver a una persona. Bueno..  no creía, luego te conocí y cambiaste mi opinión. Y todo comenzó porque quería pasármelo bien contigo y todo terminó porque no hay ningún motivo aparente por el que no deba de quererte.
He aprendido que las personas que están ahora en tu vida puede que dentro de unos pocos de días ya no estén, que no todo lo que sube, baja después y que uno más uno nunca fueron dos. He aprendido que amar y no ser correspondido es de las peores cosas que te pueden pasar en la vida, que el dolor es inevitable pero el sufrimiento, opcional. e aprendido que quien no te busca no te echa de menos y quien no te echa de menos no te quiere. He aprendido que no importa lo lejos que estés porque si cierras los ojos y colocas la mano en el corazón me tienes ahí a tu lado, y si no me crees, pruébalo y luego me cuentas como te ha ido la experiencia. Me he dado cuenta de que ser borde no es la mejor solución pero a menudo ayuda a no tener que depender de los demás y que si pierdes a alguien, por mucho que te esfuerces en recuperarlo, si no quiere tenerte, lo has perdido para siempre. También he podido comprobar que el "para siempre" siempre termina y que siempre es un sí que no acaba nunca, pero durante un plazo limitado de tiempo. Que aquí el que no corre vuela, y el que no, salta o si no, nada. Me doy cuenta de que la vida son tres días, uno llueve, el otro se nubla y el último sale el sol y hay que vivirla y disfrutar de cada momento como si fuera el único pero siempre teniendo en cuenta que debemos de ir construyendo un futuro. Y sí, la vida es mejor con palabras bonitas pero a veces estas palabras son mal utilizadas y duelen, y hacen daño, y solo te dan ganas de llorar, de encerrarte en tu habitación y de pasarlo mal... ¿Qué le vamos a hacer? La vida es así. A lo largo de ella he sabido distinguir a las buenas personas de las malas pero ¿sabes? las apariencias engañan y tú me engañaste también. Lo mejor no siempre es lo más caro y hay que tener en cuenta que más vale tarde que nunca siempre que nunca sea tarde, porque entonces ya no habrá escusa que valga para conseguir aquello que tanto ansias. Que en el fondo, el amor es eso, un engaño pero maravilloso, que no tiene sentido, ni pies, ni cabeza, ni se fundamenta en nada ni sigue una regla, simplemente es eso, amor. Que el que es puro y de verdad no duele porque es ese del dar sin necesitar recibir nada a cambio pero nadie sabe cómo encontrarlo, nadie, ni si quiera la persona más enamorada del mundo. Y bueno, no sé, aprendemos cosas cada día, intentamos  asimilarlas, seguir adelante, aprender de nuestros errores, ser mejores... Es necesario, pero lo necesario propiamente dicho es ver que te quieren, sentir que te lo mereces y ser feliz. 

sábado, 3 de diciembre de 2011

Las cosas que jamás llegué a decirte.

Que te quiero, que echo de menos tu risa, tu voz, que nunca dejé de pensar en ti quizás porque no llegué a exigírmelo del todo, que no te he encontrado en ningún otro, que sigo soñando contigo, que te amo, que nunca imaginé que iba a decirle "te amo" a alguien pero que contigo es diferente, que necesito que me llames pero que nunca te llamé yo porque no quería ser una pesada, que me da igual lo que me dijeran de que hacías con tu vida lo que te daba la gana y no me tenías en cuenta porque yo siempre te tenía en mi mente, que me da igual que nos separen 700 kilómetros, como si nos quieren separar 1.000.000, yo seguiré sintiendo por ti mil y una cosas, que cuando me miras se me acelera hasta el corazón, que no puedo verte por aquí y seguir en la misma acera que tú porque no tengo cojones de mirarte a la cara, que me arrepiento por cada una de las cosas que hice para fastidiar y que algún día, quien sabe.. a lo mejor podrás perdonarme, que sueño con que llegue ese momento, que eres lo mejor que me ha pasado pero que también hay momentos en los que te considero un error, que nunca te di la oportunidad que te prometí porque no estaba del todo segura de lo que hacía contigo pero que si volviese al pasado te la daría con todo mi corazón, que cuando te miré a los ojos comprendí que eres para mí, que "pasado pisado" no está en mi diccionario y la palabra olvidar tampoco, que te voy a esperar siempre. La verdad, no pienses que siempre estaré ahí pero tampoco lo dudes. 

Need you

Le echas de menos. Todo el mundo echa de menos a alguien que es importante. Yo no echo de menos al echo de no haberte tenido del todo, no echo de menos lo que es tu persona. Echo de menos los momentos que no vivimos, los que no aprovechamos, los que nos impedían ser felices. Echo de menos que me digas "los cojones no te enfades", que me sonrías sin ningún motivo nada más conocerme, echo de menos tu presencia en la distancia. No sé si me explico.. Me gustaría recuperar el tiempo perdido pero no el tiempo que perdí contigo sin conseguir nada, sino recuperar cada una de las semanas que estábamos bien pero de cerca, estar contigo un día y otro y sacarte la mejor de tus sonrisas, que me digas que soy tonta, que no me preocupe que siempre estarás a mi lado. Echo de menos todo lo que no te dije, ¿sabes las veces que me moría por decirte que yo tampoco te quería, que estaba total y enteramente enamorada de ti, que por eso sentía muchísimo más que lo que es simplemente querer? ¿Sabes las noches que me pasé soñando con el día que nos volviésemos a ver y, sabes la desilusión que me llevé cuando esto se hizo realidad? No te puedes hacer una idea de lo que echo de menos quererte.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Cuida de ti misma ante todo y sobre todo. Pues tú eres yo y yo soy tú y, cuando cuidas de ti, cuidas de mí. Juntos, nos cuidamos el uno al otro

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Kilómetros (a) la espalda

Antes de poner en duda una sola de mis palabras dime cuándo te he mentido,porque puedo equivocarme pero no te engañaría, puedo girar bastante más deprisa de lo que luego tardo en equilibrarme,puedo maltratarlo todo aunque lo quiera y ahí, cuando no tengo nada y puedo con todo y ahí cuando no puedo con nada y, además, no lo quieroPuedo escribir páginas y páginas de mentiras en primera persona que nada tengan que ver conmigo,ni con el ánimo de mi carma, ni con nada de nada.
Cada kilómetro a la espalda le resquebraja a cada uno de una manera distinta el espejo.Y yo sólo voy dejando aquí y allá pruebas inexactas de lo que pienso y hay veces que ni eso.Golpear y resbalar indistintamente piel a pared,moratones vitalicios sin memoria; cada herida es un misterio en la resaca, y... ¿qué quieres que te diga?
Tampoco procuro entenderlo, son sentimientos.Entre abrazos te dices “ui que va, o bueno, puede que sí”Y al día siguiente a la distancia le soplas” Porque el se mira pero no se toca, equivale al: se siente pero no se entiende; y a los sentimientos se la traemos bastante floja. Te lo digo por experiencia de cuando yo tan solo he sido un sentimiento. 
Desarraigarse, mandarlo todo por una vez, al infierno, ser uno mismo a riesgo de caer en picado y para siempre en el intento.
Porque la vida sin peligro es como el mundo sin John Lennon, es gris, manicomio, casi humo

Aquí me tienes haciendo un cameo en tu vida. Soy sólo el delirio en ayunas de nuestras intenciones reflejadas en miradas así modernitas dentro de gafas de sol, soy sólo eso. Soy sólo reacción, estoy aquí de rebote, de mayor quiero ser instinto.
Aquí me tienes con mi idilio de garrafón convertido en gas lacrimógeno, estos son mis credenciales, te tomo prestada la mitad de tu pasado para derrochar innecesariamente cariño porque es como yo, inútil pero bella.Idílicamente tú, idílicamente yo.
Dime si el delirio no es una inmortalidad más a la que aferrarsecon todos los crucis que quieras si piensas pagar con intereses tus deudas, tus deudas tuyas. En el fondo mentimos como cosacos diciendo ke en vez de evitar hundirnos, nos place la deriva y que va en serio eso de que estamos loca y alegremente confundidosy tememos poquito más que la inseguridad, pero en fin, cada uno con su pedo.
Antes, mucho antes de jugar a querernos me acuerdo de situaciones lumínicas escandalosamente aburridas.Antes de ponernos a hablar como si leyésemos todos los días los periódicos, he de leer en tus cicatrices quee ha habido cuando no sabías en que día vivías, ni qué mundo era éste de amenazas legales especializadas en alas, y tú como si nada
Dime cómo de absurdo es preferir el amor a primera vista a torpes, torpes, intentos de soledad chamuscada ahora que nos las damos de genios y de ágiles y de que vamos serenos con eso de que nunca seremos las cenizas de no vernos, si bailamos, a las tres de la tarde como si fuesen de la mañana.
La conclusión, la epifanía de que si no estoy, del verbo estar con mayúsculas, te quemas. He aprendido a trompicones un montón de tonterías y a pescozones a besarte, llorando que no estoy de sobredosis. He jugado a destroquelar tus opiniones invirtiendo su cromancia y a electrocutarte el peinado y a limarte arañazos.He jugado a jugar contigo y me has ganado y ha habido veces en las que no estaba jugando pero jugaba a que no te dieses cuenta. He subido a lo más alto sólo porque luego la ostia iba a ser mayor. He dejado a gente estupenda por el camino y me empacha de indiferencia su recuerdo. Me he mojado cuando hizo falta mojarse y ya ni eso. He renegado del mundo hasta tal punto que me cuesta volver aunque sea para unirme a luchar. Ser o no buena gente, así, tan buena gentemente dicho puede, en fin, que sé yo, pero puede que sea saber que te quieren y sentir que te lo mereces.

Dime cómo de absurdo es preferir el amor a primera vista a torpes, torpes, intentos de soledad chamuscada ahora que nos las damos de genios y de ágiles y de que vamos serenos con eso de que nunca seremos las cenizas de no vernos, si bailamos, a las tres de la tarde como si fuesen de la mañana. La conclusión, la epifanía de que si no estoy, del verbo estar con mayúsculas, te quemas. He aprendido a trompicones un montón de tonterías y a pescozones a besarte, llorando que no estoy de sobredosis. He jugado a destroquelar tus opiniones invirtiendo su cromancia y a electrocutarte el peinado y a limarte arañazos.He jugado a jugar contigo y me has ganado y ha habido veces en las que no estaba jugando pero jugaba a que no te dieses cuenta. He subido a lo más alto sólo porque luego la ostia iba a ser mayor. He dejado a gente estupenda por el camino y me empacha de indiferencia su recuerdo. Me he mojado cuando hizo falta mojarse y ya ni eso. He renegado del mundo hasta tal punto que me cuesta volver aunque sea para unirme a luchar. Ser o no buena gente, así, tan buena gentemente dicho puede, en fin, que sé yo, pero puede que sea saber que te quieren y sentir que te lo mereces.

Cuenta cuántas veces has terminado en llanto, resta todas esas que pensaste haber amado.

domingo, 6 de noviembre de 2011


Sé que no soy la tía perfecta, quizás ni si quiera soy como me imaginabas. Puede que no sea la más indicada para una persona como tú. Sé que hay otras más altas, mas esbeltas, más guapas y con un corazón más grande. Sé que muchas veces paso desapercibida y que para ti puedo ser una más o una menos, al fin y al cabo, "todas somos iguales". Sé que no puedo ofrecerte gran cosa y que no sueles estar con niñas como yo. Quizás me veas demasiado pequeña, quizás pienses que soy una enana o que no he madurado todavía pero tienes que tener en cuenta que todo en la vida se aprende, que yo no sé mucho de todo pero sí que sé algo y que puede ser que no sea la tía más buena que te hayas echado en cara pero es que no siempre eso es todo. Está bien, no sé perdonar pero aprenderé si hace falta. Sé que las has tenido mejores y que comparada con alguna que otra, soy una auténtica mierda pero, ¿y qué? Te puedo asegurar que ellas no te han querido la mitad de lo que te he llegado yo a querer y que sus lágrimas si lloraron por ti fueron momentáneas, sin embargo, yo hace ya meses que lloro al pensarte, especialmente cuando caigo en la cuenta de que como esto siga así jamás lograré tenerte. Sé que muchas veces puedo resultar pesada e insufrible pero también sé que cuando alguien que quieres sonríe, inmediatamente te sale a ti una curva en los labios proporcional a la sonrisa que te han regalado anteriormente y que, conmigo te aseguro que no van a ser pocas. Sé que puede parecer extraño que te diga todo esto pero como ya te comenté millones de veces, las cosas más bonitas de la vida carecen de una explicación necesaria.

Y bien, dime..

Dime si te besa como yo lo hago, dime si te quiere como yo lo hacía, dime si te da todo con una mirada o si intenta quitarte todo cada vez que sus ojos se clavan en los tuyos. Dime si sonríes cuando le ves como hacías conmigo y si hay veces que preferías no haberle conocido. Dime si significa para ti la mitad de lo que yo fui un día en tu vida y si es así, te juro que me iré para siempre, que no volveré a entrometerte aunque antes, déjame aclararte que tú para mí lo fuiste todo y lo sigues siendo, que si me dices de irnos al fin del mundo lo haré porque voy contigo y que si me fallas me da igual porque de los errores se aprenden y todos se equivocan. Por favor, dime que nunca me quisiste, que nunca llegaste a soñar mis sueños, que ella significa todo y que a su lado, soy una mierda. Ten el valor de aclararme las cosas y de mostrarme "tu verdad" y solo así, desapareceré de tu mundo.
En la vida no todo cuadra ni tiene motivos, unas veces se gana, otras se pierde y alguna vez se sube y otras pocas se baja. No puedes desperdiciar las oportunidades que te brindan, por muy cierto que sea que todo el mundo merece una oportunidad hay que tener en cuenta que todavía más cierto es eso de que las segundas partes nuncan fueron buenas. No te lo van a dar todo blanco y en botella, ni cuadriculado y más de mil veces estarás buscando una explicación a algo que no tiene, una solución a un problema que da “imposible” y le intentarás dar respuesta a una de las llamadas “preguntas retóricas”. No te esfuerces, no lo vas a conseguir. En lugar de eso podrías emplear tu tiempo en ser feliz, en decirle a esa persona lo mucho que la quieres y en demostrarle a los demás que estarás a su lado siempre ya que, al fin y al cabo, tu felicidad deriva de la de los demás.

martes, 1 de noviembre de 2011

1 + 1 = 2, mentira

No nos engañemos, todos lo sabemos desde un principio, uno y uno nunca fueron dos, suelen ser tres, cuatro, e, incluso cinco y depende de la persona puede llegar a mucho más y puede hacer más daño del que debe. Lo sabe él, lo sabe ella y lo sabemos tú y yo, entonces, ¿por qué hay que fingir? ¿Por qué tienes que actuar como si fuese la única para ti cuando en verdad tienes más de dos y tres detrás tuya y tú tras ellas? ¿De verdad ves eso normal? Yo no, sinceramente. Pero tú eso no lo ves así, lo ves como un reto, tienes que engañarme, que mentirme y que prometerme cosas que ambos sabemos que jamás llegarás a cumplir y.. ¡como no!  Yo soy la subnormal que te cree y que ve todo tan lógico y tan normal, la que piensa que solo tienes ojos para mí, y luego, puuuuuuuuuuuuum aparecen las demás, puñalada por la espalda, días y noches llorando y gente diciéndote que no me merecías, que aparecerá otro que me haga sentir sobre las nubes, que ya estaré con alguien que merezca la pena en serio y que seremos felices siempre o al menos, durante un tiempo... Pero todas esas personas no entienden que a mí los demás me dan exactamente igual, que solo me importas tú, que necesito tenerte a mi lado, que me haces sentir especial aunque no quieras, que soy única en tu vida aunque no sea cierto, no sé, ese tipo de cosas con la que sueñan todas las adolescentes, esas expectativas que nos creó Disney desde pequeñas y buscamos ese príncipe por todos los sitios posibles, soñamos con él, yo creí que eras tú pero me equivoqué... Tal vez todo esto sea porque no eres para mí y no soy para ti pero bueno, de los errores se aprende aunque no te considero del todo un error, es algo extraño, mágico. Cuando te miro no siento nada pero también tengo todo a mis pies y al fin y al cabo, me hiciste sentir tanto que no tengo palabras para explicarlo.
Me mentiste, me engañaste, me utilizaste. Me hiciste creer una y otra vez en ti. Me hiciste equivocarme y caer mil veces con la misma piedra, me hiciste joderme a mí misma pensando en un posible "nosotros" cuando había más de una, de dos y de tres metidas por medio también. Me juraste que me querías, que todo sería diferente, que seríamos una única persona. Me prometiste una noche en la playa, tumbados, abrazados, mirando las estrellas. Me dijiste tantas cosas que no sé cual elegir porque todas son tan bonitas... cada una a su manera y en todas ellas estás presente tú. Me hiciste quererte, amarte, estar enamorada de ti, colada hasta los huesos, ¿para qué? Para nada, para pensar en algo que jamás llegaría. Lo peor de todo es que no sé como reaccionar a que todo esto sea mentira, a que no tomemos el mismo camino, al fin y al cabo, siempre se bifurcan, ¿no es así? Totalmente dependiente de ti. Y ahora, ¿de verdad esperas que te mire y experimente de nuevo todo lo que sentía en mi interior? Estás equivocado. La has cagado, tal vez, también es culpa mía en parte porque soy la tonta que se enamora del que le dice "bonita", después un "te quiero" y luego un "me encantas" y se pica en seguida por cualquiera que piense que le merezca la pena...  
Bueno, todo ocurre por alguna razón, ¿no es así? y todo llega a su final.

sábado, 22 de octubre de 2011



Cuando sucede algo en la vida es absurdo mirar hacia otro lado y esperar a que el problema desaparezca porque, cualquier día, un amigo, un mal sueño o algo o alguien puede volver a recordártelo





"amor"


Palabra de: 
4 letras
2vocales
2consonantes
2idiotas

PASADO NO PISADO

Mi cuerpo está marcado de cicatrices que dejó el pasado. De cicatrices que hablan de ti, que hablan de mí, de un nosotros que nunca jamás debió existir. Pero resulta confortable saber que un día, quizás, aunque fuese muy poco, tú sentías algo por mí, me quisiste... Bueno no sé si se trató de amor, de empatía, puede que sintieses lástima o puede que pensases que te podías aprovechar de mí, o, simplemente querías demostrar que "el roce hace el cariño", sea como sea debo decir que lo conseguiste, que lograste que me enamorase de ti hasta los huesos, que perdiese la cabeza cada vez que pasaras por mi lado, enhorabuena campeón, gracias a ti, ahora sé lo que es querer y no poder.


La última vez que te vi me prometí que no sería la última

viernes, 14 de octubre de 2011

Cuando sucede algo en la vida es absurdo mirar hacia otro lado y esperar a que el problema desaparezca porque, cualquier día, un amigo, un mal sueño, algo o alguien puede llegar a recordártelo.

sábado, 8 de octubre de 2011

Que hay que luchar por lo que quieres, que si te caes, te levantas, que no es oro todo lo que reluce, que uno y uno nunca fueron dos, que todo lo que empieza, acaba y que todos los finales no son como en los cuentos, no son felices. Que si te dicen "hasta luego" acabarán diciéndote "adiós" y que los "para siempre" ni duran, ni perduran más allá de unos cuantos días, unos meses como mucho. Que te cansas de lo que un día soñaste tener. Que si tienes un día malo, te acuestas y mañana habrá uno nuevo y que debes de cuidar a las personas que para ti han sido importantes. Que no siempre lo mejor es lo más caro pero que si haces las cosas deprisa y corriendo las tendrás que repetir. Que si quieres a alguien y no se lo demuestras, se acabará hartando y se irá para siempre. Que no es suficiente con decir "perdón" y que tienes que demostrar que de verdad te arrepientes. Pero, sobretodo, lo más importante es que si te rindes a la primera y no eres capaz de enfrentarte a tus fracasos, jamás conseguirás llegar a ser alguien.

Hablo de amores prohibidos

Te quiero y no hay nada ni nadie que pueda llegar a cambiar eso ahora, tampoco lo podrán cambiar después, es un sentimiento que siempre estará dentro de mí. Sé que no eres el típico niño guapo, bueno, amable y sincero del que mis padres hubiesen querido que me enamorase y que muchas veces te has peleado hasta con mis amigas por unos motivos u otros. Sé que no eres perfecto pero no te voy a culpar por no serlo, yo tampoco lo soy. Sé que esto es difícil y que no podemos sacar un tú y yo de donde no hay un nosotros pero lo que también sé es lo que siento, es que me quieres, que te quiero y que eres lo más importante de mi vida. ¿Sabes? Dicen que los "amores prohibidos", los que nunca debieron existir son los más bonitos de la historia, que de ahí salen las grandes novelas, que son los más inolvidables, rollo Romeo y Julieta. Parece extraño. Hace unos meses jamás llegué a imaginarme que estaría tan pillada por alguien como lo estoy por ti y supongo que tú (que no creías en el amor) estarás experimentando algo parecido dentro de ti... Tengo muy clara una cosa: Voy a luchar contra viento y marea para poder ser feliz a tu lado, para poder quererte en libertad, y ¿sabes qué? No soy de las que se rinden fácilmente. 
Te repito lo que dije antes: las grandes historias nacen de amores imposibles, como el tuyo, como el mío, como el nuestro y sólo por eso, algún día habrá un nosotros.
Hagamos un pacto, es muy sencillo. Yo prometo quererte cada día un poco más, estar a tu lado en las buenas, malas, regulares y peores, no dejarte solo ni un momento, decirte cada día lo que me gustas, que me encantas, que estoy colada por ti hasta los huesos. Prometo darte un beso cada día y un abrazo  cuando te vea, en las despedidas o, simplemente, cuando necesite dártelo. Te prometo que voy a llorar contigo y que también me voy a reír, que vamos a pasar días inigualables, inimaginables, perfectos, de locura, llenos de momentos que jamás olvidaremos, con mil y una sorpresas, llenos de besos, de cariño, de abrazos, llenos de ti, llenos de mí pero también te aviso que habrá mas de una tarde que no me aguantaré ni yo aunque intentaré no pagarlo contigo.. Te prometo que cuando nadie te entienda, cuando te sientas solo, cuando no sepas a quién acudir, yo voy a estar ahí para comprenderte, para animarte y para sacarte esa sonrisa que tanto me gusta. Te prometo que día tras día aprenderé a quererte como quieres que te quiera, aprenderé a ver tus cualidades y a ayudarte a superar tus defectos. También prometo cambiar las cosas que te molesten para así poder hacerte feliz. Prometo encontrar un lugar solo para nosotros donde tumbarnos a ver las estrellas, donde poder hablar de nuestras cosas, donde poder decirte que te quiero, que eres mi vida. Prometo dedicarte cada hora, cada minuto, cada segundo, e incluso, cada milésima de segundo de mi vida, toda es para ti porque quiero pasarla a tu lado. Prometo hacerte sonreír, hacerte sentir único, especial. Prometo amarte y no quedarme en quererte. A cambio de todo esto, yo no te pido nada, solo que estés conmigo para siempre. 
No pido tanto, pero tampoco pido nada. Solo quiero saber que puedo contar contigo aunque no estés conmigo, solo quiero tener una cierta intuición, algo así como una señal que me diga que vas a estar ahí cuando te necesite. No pido que dejes todo, que pierdas tu orgullo, que dejes atrás lo que un día fuiste y regreses a lo que debimos ser, eso sería demasiado. Lo que necesito es saber que, por mucho tiempo que pase, por muchas cosas que pasen, tienes la certeza de que un día fui tuya y tú fuiste mío un día, aunque fuese poco tiempo y no fuera lo que se dice "una historia bonita" o lo que me hubiese gustado pero, ¿sabes? Eso no importa.  Lo importante es que ahora ya no es lo mismo y nunca volverá a serlo. Es por eso que necesito que llegues a perdonarme y, sobretodo, que tengas en cuenta que un día te quise...

domingo, 2 de octubre de 2011

Esto es de locos, yo le quería, lo peor de todo no es que me engañase contigo, al fin y al cabo, la peor parte, te la llevas tú ya que le pierdes a él y a mi amistad... Pero lo que más me duele es que no sé cómo pudimos ser tan tontas... Que sí, que muy bien, que para ti esto solo son palabras porque estoy celosa, jodida y decepcionadas pero que te equivocas, abre los ojos de una vez, ¿no te das cuenta? Nos engañó a las dos. Se ha ido con otras, contigo y conmigo. Os he perdido. Jamás pensé que podríais llegar a hacerme esto... 

lunes, 26 de septiembre de 2011

La razón; el miedo

Tengo una teoría de por qué la gente hace cosas tan horribles, es por lo mismo por lo que los niños se empujan en el colegio. Si tú eres el que empuja, nadie te va a empujar a ti, si tú eres el monstruo nada te estará esperando entre las sombras para atacarte. Es muy sencillo, la gente hace cosas tan horribles por miedo.
+ ¿Qué te crees que soy tonta? ¿Que no me doy cuenta de lo que haces? ¿Hay algún motivo para que te comportes así? La verdad es que no y lo sabes, hay días que dices que me quieres, que soy tu vida y que te gustaría pasar la tuya a mi lado, que te importo y que no me quieres perder... Pero luego hay otros que ni me miras, ni si quiera me saludas, me esquivas y no me diriges la palabra... Esto es de locos, yo no puedo seguir así, ¿qué quieres? Un día te hice esa pregunta y respondiste "a ti" pero ¿de verdad tengo que creerte? Ambos sabemos que esto es imposible, que lo haces por entretenerte, que me hablas porque te aburres, no te importa nada lo que sienta, ni si quiera te importo yo.

- ¿Piensas eso de verdad? ¿No se te ha pasado por la cabeza otra opción? ¿ Tan sólo que me divierto contigo y ya está...? Sé de sobra que no es así, a quién intento engañar, también lo sabes tú pero no quieres verlo, te da miedo creértelo. Si hay días que te demuestro que te quiero y días que parece que no, es porque no quiero agobiarte, atosigarte, no quiero que te sientas atada a nadie pero los días que te digo que eres mi vida es porque no me gustaría que te olvidases de mí...


sábado, 24 de septiembre de 2011

¿Qué dificultad tiene ser feliz con las cosas más pequeñas? ¿Dónde está el problema en fijarse en los detalles más pequeños, más simples y más insignificantes? ¿Acaso no sabes que las casas no se empiezan por el tejado, y que si quieres ser algo grande tendrás que comenzar por algo pequeño? ¿Por qué nos agobiamos con problemas de un mañana que ni si quiera ha llegado y no disfrutamos lo que tenemos entre las manos? Ya es pasado, el segundo que gastas en recordar algo que no pasó, el tiempo que pierdes en estresarte, en sufrir, en hacerte infeliz... Todo eso hace que pierdas ese segundo de tu vida y, bueno, puede que por dos segundos no te vallas a morir pero, ¿de verdad eres consciente del tiempo que pasas pensando en cosas improbables, imposibles o como lo quieras llamar? Si sabes que se ha ido, ¿realmente piensas que va a volver? Déjalo, ¡qué mas te da! 
En serio, deberíamos dejar de preocuparnos por las cosas y aprender a vivir cada segundo como si fuera el último, así no desperdiciaríamos nuestras vidas, estaríamos bien siempre. No es que no tuviésemos momentos malos porque, estar de bajón es humano, es que veríamos las cosas desde otra perspectiva y muchas veces, eso es lo que nos hace falta para intentar ser feliz, al menos, intentarlo.
          + Nada es para siempre
          - Entonces, seamos nada.

viernes, 16 de septiembre de 2011

martes, 13 de septiembre de 2011

Fin

- ¿No ves que esto se ha acabado? Se acabó hace mucho tiempo, cuando dejé de sentir esas cosquillas en el estómago, cuando se me hacía un nudo en la garganta al verte, cuando dejé de sentirme bien a tu lado, cuando apareció esa otra, aunque eso no significa que esté a tu altura. Para mí fuiste mucho más de lo que tú puedes pensar en este momento pero, ¿sabes? todo tiene una razón y a lo mejor encuentras a alguien que  no te quiera, que te ame, y ese alguien no soy yo. Esto se terminó. ¿Qué quieres ahora?
+ Te pediría un último favor, ven, abrázame fuerte y dime si realmente algún día me quisiste, miénteme si no fue así pero quiero oír por última vez  un "te quiero" salir de dentro de ti. Estoy indecisa. También quiero que te vayas lejos, no volver a saber nada de ti, hacer como si nunca te hubiese conocido y no mirar nunca más al pasado, porque, al fin y al cabo, es en lo que tú te has convertido, en algo que pasó y que no perdura en este instante, en una persona fugaz en mi vida, en nada ni nadie actualmente, en fin, tú sabes de esto lo mismo que yo. Pero lo que no sabes son las noches llorando, los días pensando y en mi mundo, las tardes sola en mi habitación o en la calle entre sollozos. Jamás encontraré a alguien como tú, no te miento, fuiste tan especial para mí que nunca te imaginé tan lejos. ¿Por qué estoy hablando de ti en pasado? Joder ¿no te das cuenta? Para mí tu eres presente pero creo que eso ya no importa, déjalo, no quiero nada de ti. Para ti todo es tan fácil. 
- No sabes lo que te equivocas. ¿Qué es fácil? Eso dímelo las semanas que le he estado dando vuelta al tema, los días que me he pasado sin salir y solo en mi habitación, las charlas que tuve con mi madre sobre el amor y ¿de verdad que crees que esto es amor? ¿Nos estás viendo? Sabes perfectamente que no es lo mismo, que esto no es como el principio, que no es un simple "bache" entre los dos. Dame tiempo, incluso puede que dentro de unos meses volvamos a ser los amigos que nunca fuimos por temor a perdernos un día.
+¿No ves que eso es imposible? No puedo ser tu amiga, al menos, por ahora. No es que no quiera saber nada de ti pero tampoco quiero que pienses que siempre estaré a tu lado cuando me necesites, aunque, tampoco debes dudarlo.



Ojo por ojo y el mundo acabará ciego


domingo, 11 de septiembre de 2011

 ¿De qué sirve rallarse por algo si se sabe que es imposible? Que eres tú y que soy yo, que no somos compatibles, ¡¿qué digo?!  Ni si quiera debimos habernos conocido. Jamás pensé que llegaría hasta tal punto pero ahora me doy cuenta de que he sido una idiota. Vale, me estoy intentando engañar a mí misma, está bien, pero al fin y al cabo, ¿qué mas da? No hace falta que vengas tú a decirme que no vas a volver, eso lo sé yo solita así que es mejor irme haciendo a la idea de que no estás y tampoco es que estuvieses mucho antes pero bueno hay que admitir que fue bonito mientras duró. Lo peor de todo es que tú estás allí y yo estoy aquí pero llegados a este punto, a mi ya me da igual todo. Te voy a ser sincera, no ha habido un puto día en el que por h o por b no haya acabado pensando en ti pero ¿sabes? Se acabó. No merece la pena. No puedo estar amargándome esperando algo que nunca jamás en la vida va a llegar. Haz con tu vida lo que tú quieras, no me la suda lo que te pase pero me va a empezar a dar un poquito de igual con quién te vas o te dejas de ir y con el tiempo, te acabarás dando cuenta de ello. No te juro que no volverás a tener noticias mías y que yo ya no sabré nada de ti, estaría mintiendo ya que para bien o para mal nos encontraremos algún día, en algún lugar y.. ¿quién sabe? Puede que hasta arreglemos las diferencias, pero, ¿a quién intento convencer? Eso no va a pasar y es mejor asimilarlo ahora que estar días, semanas y meses acordándote de una persona y recordando lo que no llegó a pasar. ¿ Sufrir más por ti? Puede, pero en silencio, en una voz tan baja que ni si quiera yo misma pueda llegar a oírla. Sí, va a ser lo correcto, tú con tu camino y yo por el mío, quizás algún día volvamos a encontrarnos pero mientras tanto es mejor así.

martes, 6 de septiembre de 2011

¿Sabes? Mis amigas siempre me dijeron que si hubieses estado aquí a lo mejor la cosa hubiese sido diferente, sí, sabes a lo que me refiero. Puede que no hubiese salido todo bien desde un principio o que hubiese sido hermoso hasta el final. Mira cuando veo a una pareja en la que uno le dice al otro que ojalá se pierda y no le vuelva a ver jamás me entra una impotencia por dentro que no puedo controlar. ¿No sabes por qué? Bien, te explicaré una cosa, lo que más me ha molestado ha sido la distancia y lo sabes. No es un "joder que lejos estás" es un "joder que no he podido decirte a la cara lo que he sentido en ninguno de estos meses, no he podido mirarte a los ojos decirte lo que significas para mí y abrazarte para no soltarte nunca". Tampoco he podido pelearme contigo cara a cara, decirte las cosas que me molestaban e intentar solucionar las cosas juntos. ¿Quién sabe? Puede que nuestras peleas hubiesen acabado rápido y en un abrazo o que durasen varios días pero se solucionasen e, incluso, puede que no se arreglasen las cosas nunca pero, al menos, podría verte e intentar estar bien contigo. Si pudiese, ten claro que lo hubiese hecho pero no puedo. Es por eso que me da tanto coraje que el amor entre dos personas se desgaste por verse día a día porque esas personas no saben lo que es la impotencia de no poder mirar a los ojos al que quieres, ni tampoco se hacen una idea de lo que significa la nostalgia por lo que hubiera pasado si estuviésemos los dos en el mismo sitio, ni si quiera se preguntarán por qué han cambiado las cosas tanto en tan poco tiempo y cómo es que la distancia hace del amor el odio. Sin embargo, yo me lo pregunto diariamente, yo cargo en mi conciencia todo lo que hemos vivido y lo que jamás llegaremos a vivir. Y, desgraciadamente, tengo grabados los millones de besos que no me diste y los abrazos que no pude ofrecerte. 

it is our time

Tu vida es tu vida. No dejes que sea golpeada contra la húmeda sumisión. Mantente alerta. Hay salidas. Hay alguna luz en algún lugar. Puede que no sea mucha luz pero vence a la oscuridad. Conoce y toma las oportunidades que te dé el destino. No puedes vencer a la muerte pero, a veces, puedes vencer a la muerte en vida. Y, cuanto más a menudo aprendas a hacerlo, más luz habrá. Tu vida es tu vida. Conócela mientras la tengas. Tú eres maravilloso. Todos esperan deleitar algo de ti. Coge fuerzas. 

domingo, 4 de septiembre de 2011

Hola:
¿Cómo te va todo? Sé que no quieres mantener ningún tipo de contacto conmigo dadas las circunstancias y que para ti lo mejor sería que te dejase tranquilo pero desgraciadamente, eso no es posible. Antes de que me reproches cualquier cosa tengo que confesarte algo... Precisamente ahora, cuando crees que ya te he olvidado del todo y que no eres nada ni nadie para mí. Te lo diré ahora porque soy pasado para ti pero, hay algo que no sabes, para mí sigues siendo presente. ¿Te lo esperabas? Lo sé, ha pasado mucho tiempo, también sé que las cosas han cambiado, que las personas también, que ni tú ni yo somos los de entonces (...) Tengo claro que te importo más bien poco y que el recuerdo que tienes de mí es más amargo que dulce y más malo que bueno pero, cuando pienso en ti, lo primero que me viene a la cabeza son tus ojos, tu mirada sincera y tu maravillosa forma de ser. Lástima que cambiase radicalmente la situación.. He notado el cambio en tu voz del cariño al odio y a las pocas ganas de establecer contacto y créeme que para mí es difícil pero no por ello voy a rendirme. Bueno, a lo que iba, quería confesarte que no te he olvidado aunque tampoco he hecho mucho por conseguirlo, tan solo lo intenté algunas veces y fracasé en cada una de ellas. Es difícil levantarse por las mañanas y saber que nunca volverá a ser lo mismo y aún lo es más cuando tengo en cuenta que fui yo quién mandó todo a la mierda.. Odio todo esto, odio como estamos y me llena de impotencia no poder hacer nada, tan solo decirte lo que siento y, sinceramente, creo que eso de poco sirve. Ya sabes cual es mí secreto, el mejor guardado, el más cuidado y el que me acompañará durante toda mi vida; aunque te lo repetiré por si no ha quedado claro: te quiero.Es muy fácil de decir para el que no lo siente pero ponte en mi lugar y reflexiona sobre cuánto me ha costado hacerte esta confesión. Aunque me odies, yo estaré a tu lado cuando lo necesites y aunque no quieras mi ayuda, siempre te la ofreceré. Antes de despedirme quiero que me prometas que serás feliz y que no sufrirás por ninguna chica. No hace falta que me repitas que no volverás, te conozco y sé que ni si quiera se te ha pasado esa idea por la cabeza. Tampoco quiero que me digas que no podemos  ser amigos, también es algo que sé yo que es así... Finalmente quiero repetirte de nuevo que haría lo posible para volver atrás y cambiar lo que hice a pesar de que ya es imposible. Por favor, no me guardes rencor durante toda tu vida  y ten presente que me tienes aquí para lo que necesites. 
Cuídate, te quiero
Bien, ahí me tenéis en uno de esos días en los que nadie te coge el teléfono y las paredes se te echan encima. Es evidente que siempre hay salida pero saber que puede ir a mejor no quita que me sienta hecha una porquería.. Porque pasan los años, los proyectos, los sueños... ¿Recuerdas como querías ser cuando eras pequeño? Crecer es darse cuenta de que la vida no es como quisieras que fuera, todo es mucho más complejo: responsabilidades, luchas, deberes, sonreír cuando no te apetece, mentir para no hacer daño a la gente que quieres, fingir cuando perfectamente sabes que te mienten... ¿Merece la pena hacer lo que se supone que debes más veces de lo que realmente quieres? ¿Por qué terminé haciendo lo que todos hacen si se supone que siempre me sentí diferente? He sido una cobarde disfrazada de valiente, siempre pendiente del qué dirá la gente. Escondo mis miedos para parecer fuerte, pero, ya no más, es hora de ser consecuente porque, quizás, la clave para ser realmente feliz sea reír cuando puedas y llorar cuando lo necesites, ser honesto con uno mismo, centrarse en lo importante y olvidarse del ruido, no obcecarse con los objetivos, tratar de relajarse y vivir algo más tranquila. Con esto me hago una promesa y es hacer lo que sea para encontrar soluciones, no problemas. Sé que no soy perfecta, bien, no me castigaré más por no serlo. Voy a aprender a decir que no, a aceptarme como soy, a medir el valor.; porque, a veces, fui valiente por miedo. Sé que suena extraño pero, sabes que? Lo peor de todo es que es cierto. Hoy busco dormir a gusto. No suena muy ambicioso pero, creéme, es justo. Llevo quince años estudiando la vida, ¿que “no hay mal que por bien no venga”? Eso es mentira. Me centraré en lo importante: en mi familia, en mis amigos... Aceptaré que tengo derecho a estar de bajón de vez en cuando porque, estar de bajón, es humano. No pienso rendirme ante ningún problema, confío en mí y soy capaz de vencer lo que sea. Volveré a caer millones de veces pero siempre me erguiré: me he dado cuenta de que es mejor así.